16 de mayo de 2014

Volumen

Los razonamientos deberían enunciarse en voz clara y casi susurrando; las ideas, en cambio, proclamarse a voz de grito.
Publicar un comentario