10 de mayo de 2014

Transcurrir

No es cierto que sea el tiempo el que nos hace olvidar una ofensa: es la memoria.
Publicar un comentario