8 de mayo de 2014

Situacionismo

En tiempos en que los -ismos se empujan el uno al otro pugnando por cinco segundos de permanencia, añoro el último -ismo realmente subversivo, el enaltecimiento del gamberrismo reflexivo, La Société du spectacle de Guy Débord, el Traité de savoir-vivre à l'usage des jeunes générations y, sobretodo, Rien n'est sacré, tout se peut dire de Raoul Vaneigem.
Publicar un comentario