22 de mayo de 2014

Audiencia

Todas las renuncias, para poseer algún valor, deberían ser privadas. Las públicas, las que buscan audiencia, siempre poseen alguna intención inconfesable.
Publicar un comentario