24 de abril de 2014

El mejor de los mundos

Aun soslayando todos sus elementos negativos, los ropajes éticamente insostenibles y humanamente repugnantes, y dejando únicamente, si se los puede hallar, aquellos propósitos iniciales despojados del andamiaje del dogma y las manipulaciones de la doctrina, aun así, ¿podríamos afirmar categóricamente que el mundo que preconiza la religión sería mejor que el mundo en el que vivimos?
Publicar un comentario