22 de abril de 2014

El compromiso

La literatura no debería ser un arma de lucha en su intención, en cuyo caso se trataría de un panfleto, sino en su contenido. El escritor no debería asumir el papel de un soldado al servicio ni de la patria ni de intereses particulares, sino el de un francotirador dispuesto a defender hasta las últimas consecuencias su posición: la libertad de espíritu, esa colina aislada objeto de conquista para ambos bandos.
Publicar un comentario