6 de marzo de 2014

Sin alternativa

Es indudable que la civilización es culpable de muchos desatinos; lo que la hace deseable es la convicción de que estos desajustes han sido, a lo largo de la historia, el mal menor.
Publicar un comentario