20 de marzo de 2014

Dorian Grey

¡Qué desgracia -y no sé por qué me viene a la mente Dorian Grey- que, con el tiempo, vayamos pareciéndonos al retrato nuestro que los demás han pintado!
Publicar un comentario