24 de marzo de 2014

Atribución

Saber distinguir siempre las ideas producidas de las ideas adquiridas. Es recomendable cuidar de ambas, pero siendo siempre consciente de que la defensa de las adquiridas puede encomendarse al productor originario, pero que la de las propias corre, mal que nos pese, de nuestra cuenta.
Publicar un comentario