4 de febrero de 2014

Una copia

Nos alegramos cuando alguna de nuestras opiniones coincide con la de aquellas personas que admiramos. Sin embargo, deberíamos preocuparnos cuando la cantidad de esas coincidencias va en aumento: la activa y productiva búsqueda de la némesis debe prevalecer sobre la simple mímesis.
Publicar un comentario