24 de febrero de 2014

S.O.S.

Nuestra disposición para ayudar a los demás debería regirse por las peticiones que nos efectúen, nunca por nuestra percepción: asistir a quien nos lo pide, no a quien nos parece que lo necesita.
Publicar un comentario