8 de febrero de 2014

La mecha

La inefable estupidez de la masa queda patente en la facilidad con que el orador la enardece y en la imposibilidad para aquietarla.
Publicar un comentario