20 de febrero de 2014

Desconcertado

Para lo que ninguna religión prepara a sus adeptos es para defender sus evanescentes verdades ante el desconcierto de quien no las asume acríticamente. Como los malos ejércitos, refuerzan la vanguardia y la retaguardia, pero descuidan los flancos.
Publicar un comentario