6 de enero de 2014

Ilusión

Pensar que viviremos para siempre no parece la mejor forma de enfrentarnos a nuestra mortalidad.
Publicar un comentario