20 de enero de 2014

Democratización

Cuando lo exquisito se hace popular pierde toda su exquisitez: lo sublime no es democrático.
Publicar un comentario