30 de diciembre de 2013

Las lecturas de diciembre

La utilitat de l'inútil. Manifest
Nuccio Ordine
Quaderns Crema, 2013
Traducció de Jordi Bayod
Amb un assaig d'Abraham Flexner
Existe una traducción al castellano publicada por Acantilado, 2013
Manifest radical a favor de la utilitat de les Humanitats per respondre a la volatilitat dels principis de la modernitat, enfrontant la conjunturalitat dels com a la importància estructural dels per què. 
*****/*****

El hijo del desconocido
Alan Hollinghurst
Editorial Anagrama, 2013
Traducción de Francisco Pardo
Una trama de ficción clásica en manos de un escritor que despliega un extraordinario manual de novelística con un estilo sereno, calculado y elegante, impresionante en el tratamiento de los personajes y mesurado en el ritmo de la acción. Una excelente medicina contra (algunos de) los excesos que insisten, con patente de corso, en deformar el género. Una gran novela no de las de antes sino de las de siempre.
*****/*****


Joyce en París
AA. VV.
Gallo Nero Ediciones, 2013
Traducción de Regina Lopez
Conjunto de escritos relativos a la primera edición y a la recepción en Norteamérica del Ulises, con algunas de las fotografías que Gisèle Freund tomó, con intenciones publicitarias, al irlandés. Un texto que no transciende la anécdota, pero que es útil para conocer las vicisitudes de la publicación de una de las obras maestras de la literatura del siglo XX.
***/*****

Novelistas
Henry James
Páginas de Espuma, 2013
Traducción de Amelia Pérez de Villar
Los escritos de novelistas sobre novelistas constituyen un género en sí mismo. Henry James pontifica sobre la estética de algunos de sus colegas intentando soslayar sus gustos pero manifestando, con ese estilo inimitable, unas filias y unas fobias inevitables que acaban erigiéndose en un reconocimiento a sus maestros y en un ajuste de cuentas con sus competidores. Curioso e interesante documento.
****/*****


Cuentos completos
J. G. Ballard
RBA, 2013
Traducción de Manuel Manzano y Rafael González del Solar
Verdadera cocina de sus novelas, algunas de las cuales fueron esbozadas en forma de cuento, los relatos de Ballard exploran la soledad, el tedio, y sus correspondientes neurosis, de un amenazante futuro nada halagüeño ("aburrido", según sus propias palabras) que se parece sospechosa y sorprendentemente a nuestro presente: la distopía avanza como un mar de dunas, y no hay dique que la pueda contener.
*****/*****
The King
Donald Barthelme
Dalkey Archive Press, 2009
Novela contrahistórica, The King se encuadra entre los escritos irónicos resultantes de parodiar hechos o personajes, históricos o no, pero incluidos en el acervo cultural de Occidente; aquí, el rey Arturo y sus caballeros trasladados a la Inglaterra de la II GM en un texto compuesto casi exclusivamente de diálogos. Sarcasmo, incorrección política e inteligente reflexión cuya lectura entre líneas tiene la virtud de desmitificar la historia, tanto la reciente como la antigua.
****/*****


El coche de bomberos ligeramente defectuoso
Donald Barthelme
Narval Editores, 2012
Traducción de Javier Lago
La inventiva desbordada de Barthelme al servicio de un cuento infantil, ganador del National Book Award for Children en 1972, al que acompañan e inspiran una serie de grabados del siglo XIX. Los recursos del surrealismo y la imaginación, y la economía de medios estilísticos, dedicados a una literatura supuestamente para niños, con el sello inconfundible de un narrador imprescindible.
*****/*****
Historia de las creencias contada por un ateo
Matthew Kneale
Editorial Taurus, 2013
Traducción de Federico Corriente Basús
En la antigua y prestigiosa tradición de los ensayistas británicos descreí-dos, Kneale efectúa, con la sencillez del inocente y la mala leche del ateo militante, un recorrido por las creencias, religiosas y no tanto, desde el animismo prehistórico a la Cienciología hollywoodense, desvelando sus contradicciones y mofándose de sus dogmas, aunque la falta de profun-didad deje al libro como poco más que un simple conjunto de anécdotas.
**/*****

28 de diciembre de 2013

Direccionable

El odio es un sentimiento curioso. Su plasticidad, por ejemplo, hace que podamos odiar solamente a aquellos individuos que, de alguna manera, nos merecen alguna consideración, y no podamos, en cambio, odiar a quienes despreciamos.

26 de diciembre de 2013

24 de diciembre de 2013

Brevedad

Toda idea debería poder expresarse de forma sucinta, como si la concisión fuera inseparable de la brevedad; posteriormente, la demostración, que contuviera todas las explicaciones necesarias. Por desgracia, acostumbra a suceder lo contrario: supuestas ideas que requieren complicadas formulaciones no conllevan más que inútiles obviedades.

20 de diciembre de 2013

Retirada

El peor combate no es aquel en que uno pierde la vida, sino aquel en el que, sobreviviendo, la huida es imposible.

18 de diciembre de 2013

Contrapunto XCII

Pertenecemos al lugar donde nacimos debido a una serie de ineluctables casualidades; me niego, por tanto, a basar mi identidad en esa frágil combinación de accidentes, y reivindico una identidad alternativa, una nacionalidad mucho más importante y definitoria basada en el análisis, la admiración y el raciocinio, en definitiva, en la elección no mediatizada, libre y personal.

16 de diciembre de 2013

Las enseñanzas de Don B

Las enseñanzas de Don B. Donald Barthelme, Automática Editorial, 2013
Traducción y notas de Enrique Maldonado Roldán
"A mis compañeros y a mí nos lo prometen todo, especialmente el futuro. Aceptamos esas escandalosas garantías sin pestañear."
Las enseñanzas de Don B. es una antología de relatos publicados originalmente en varios volúmenes, y no debe confundirse con The Teachings of Don B.: Satires, Parodies, Fables, Illustrated Stories and Plays of Donald Barthelme, un volumen de textos inéditos publicado póstumamente en 1992.
Donald Barthelme
http://es.wikipedia.org/wiki/
Donald_Barthelme

Donald Barthelme, aunque inconsciente e injustamente olvidado por el mundo editorial español (apenas unos títulos vigentes, pero inencontrables sus dos grandes recopilaciones de relatos, 60 relatos (Sixty Stories, 1981) y 40 relatos (Forty Stories, 1987)), se ha convertido, con la perspectiva del tiempo transcurrido y a la vista de la narrativa posterior, en un clásico del relato corto norteamericano. Ya en sus primeras recopilaciones su estilo fragmentario y difuso significó un rompimiento de la tradición vigente, aunque sin olvidar que la obra del norteamericano tiene furiosos detractores, y sus innovaciones en el plano formal han marcado tendencia en multitud de autores posteriores.
"Estábamos tomando unas copas, las cuarenta o sesenta Chicas Completamente Desnudas en Directo y yo, Martinis y margaritas y una cosa y otra, cubos y cubos, había belleza por todas partes, hasta donde la vista alcanzaba y, como en torrente, la tristeza se abatió sobre mí otra vez, porque nada puede entristecer tanto, afligir el corazón, como cuarenta o sesenta excitadas, confiadas, encantadoras y ligeramente borrachas Chicas Completamente Desnudas en Directo. Así que, con pesar, me puse los zapatos y las dejé, prometiéndoles que escribiría."
Manhattan, Second Avenue
http://en.wikipedia.org/wiki/
East_Village,_Manhattan
Entre algunos de estos logros, tal vez el más notorio es la institucionalización de cierta  narrativa incidental como contraposición a la narrativa episódica: la estructura de sus relatos no contiene el despliegue formal del cuento clásico, con planteamiento, nudo y desenlace, sino que se concreta en un solo incidente, casi epifánico, que es relatado en forma fragmentaria, de modo que el lector carece de los antecedentes que la narrativa clásica consideraría fundamentales para la comprensión de la trama, y huye también de una conclusión que dé sentido a lo narrado; cuando empezamos a leer un relato, parece que lo hagamos in media res, y cuando este termina nos deja con la expectativa del desenlace en suspenso. No existen burbujas que explotan ni giros inesperados: el absurdo, tratado como anécdota y con la distancia artificial que proporciona un lenguaje aséptico, acostumbra a estar en el planteamiento, y avanza hacia un supuesto final ilógico objetivamente pero lógico en el ecosistema que ha creado el relato. Mediante todo el arsenal de recursos narrativos a su disposición, Barthelme transporta al lector a un marco de referencia absurdo y, a partir de ahí, la coherencia interna del texto toma el sitio a la verosimilitud, y pone a prueba la capacidad de perplejidad del lector: embozada por un estilo canónicamente realista (y, de ahí, el realismo histérico de David Foster Wallace bebe en abundancia) se esconde un contenido disperso cuya conectividad interna no se muestra a primera vista.
"Tomemos el primer caso. Usted razona: Si Susan es feliz o al menos funciona en las circunstancias actuales (es decir, yendo de hombre en hombre como una moneda va de mano en mano), entonces, ¿por qué acude a un psicólogo? Algo marcha mal. Es necesario modificar el comportamiento. Susan debe casarse y ser feliz y comer perdiz. ¿Me permite que le ofrezca otra perspectiva? Esto es: ¿podría ser que "acudir a un psicólogo" sea precisamente una maniobra en una situación en la que Susan no quiere, no, no quiere, casarse y comer perdiz?, ¿que casarse y ser feliz y comer perdiz puede ser, para Susan, el peor de los destinos, y que para validar su no aceptación de esta norma se define a sí misma como persona que necesita un loquero?, ¿que en realidad usted está afirmando el comportamiento que pretende modificar? (Cuando ella le dice que no es psicoanalizable, usted debería escucharla)."
Washington crossing the Delaware.
Emanuel Gottlieb Leutze, 1816-1868
http://gardenofpraise.com/art34.htm
Otro de los efectos del relato incidental, sin trama como la entendemos usualmente, es que los diversos narradores, al menos en los casos en que estos no son directamente los protagonistas y siempre hablando generalmente, evitan la implicación en la acción; el uso del tiempo verbal de presente continuo les confiere el estatus de mero espectador, y su relación con el incidente aislado objeto del relato es de mero espectador; su aparente y bien calculada asepsia, su falta de empatía, le obliga a no tomar partido ni a dar razones y, cuando lo hace, siempre es por motivos personales.
"Bishop, picando perejil, lanza rápidas miradas a Christie para ver qué aspecto tiene con una copa de vino en la mano. Alguna gente es guapa con vino blanco, hay quien no."
A pesar del desesperado cuadro de personajes en el margen (en multitud de diversos márgenes), Barthelme consigue, como conseguirá después uno de los autores de relatos breves más afectados por su influencia, George Saunders, convertir el drama en tragicomedia, mediante dos recursos paralelos y con similar potencia: el primero, echando mano del narrador cínico (el tratamiento del narrador en la literatura de Barthelme merece un ensayo monográfico):
"Entiendo cómo pudo suceder. Esta mujer quería mezclar su cabeza con la Segunda Avenida y echar por tierra el honor de la policía de tráfico posiblemente porque alguien había dejado de quererla. La mutilación, real o verbal, es a menudo asumida como muestra de sincero interés por otra persona";
pero también mediante el recurso al absurdo: tratar una situación descabellada con el tono y el lenguaje que serían apropiados en una situación habitual, e inquirir así al lector para que dé su visión personal, como en este deslumbrante comienzo del relato "Algunos llevábamos mucho tiempo amenazando a nuestro amigo Colby":
"Algunos llevábamos mucho tiempo amenazando a nuestro amigo Colby por el modo en que se estaba comportando. Terminó por pasarse de la raya, así que decidimos ahorcarlo."
Peyote (Lophophora williamsii)
http://es.wikipedia.org/wiki/
Lophophora_williamsii
Barthelme se mueve con soltura en los territorios fronterizos, lo mismo de la realidad, de los estados alterados de conciencia e incluso de la sanidad mental. Los ecos de Beckett o de Bernhard resuenan con sus fórmulas repetitivas y constantes, sus prolongadas y estereotipadas expresiones que recuerdan el territorio común de las neurosis:
"De forma similar, Shotwell pretende mirar mirar mi calibre .45, aunque en realidad está controlando mi mano, que descansa distraídamente sobre mi maletín, mi mano que descansa distraídamente sobre mi maletín, mi mano. Mi mano que descansa distraídamente sobre mi maletín."
Aparte de los relatos provenientes de sus colecciones, completan el volumen algunos textos que fueron recogidos póstumamente por sus editores en el volumen citado al principio, que incluyen, entre otros, una hilarante desmitificación del Día de Acción de Gracias, una parodia del padre de la patria George Washington en el momento de librar la batalla decisiva en la Guerra de Independencia, una entrevista con el Emperador Ming, el malvado de la serie Flash Gordon, y unas peculiares y vomitivas recetas de cocina. Mención especial merece el relato "La niña", una espeluznante vuelta de tuerca al amor paternal y uno de los relatos más bestias que este lector ha sufrido.

14 de diciembre de 2013

Límites

Nuestra libertad debe ser reconocida justo donde comienzan los prejuicios de los demás; y nuestros prejuicios, respetados en nombre de esa libertad.

12 de diciembre de 2013

No confundir

El límite de la simpatía debería ser aquel en que puede confundirse con sumisión.

10 de diciembre de 2013

Ceder a la tentación

No se entiende la belicosidad de la religión con respecto a las seducciones de la carne siendo como son mucho más peligrosas y difíciles de contener las seducciones intelectuales; a menos que se suponga que el acondicionamiento mental de la doctrina las haga inviables.

8 de diciembre de 2013

Indiferencia

Es la indecisión, y no la caída continua en el error, la peor lacra del individuo.

6 de diciembre de 2013

El espejo deformado

La ineptitud que caracteriza a ciertos individuos para percibirnos correctamente y captar la imagen fidedigna que nos caracteriza sólo puede combatirse mediante la reafirmación de nuestro carácter. En estos casos, hacer esfuerzos para ser comprendidos es un error imperdonable que acabaríamos pagando en el futuro.

4 de diciembre de 2013

Sentimientos

Eso que conocemos con el pomposo nombre de sentimientos no es más que una convención, un lugar común que permite renunciar al análisis, una conducta estereotipada que nos libra de buscar respuestas. No me atrevo a negar la posibilidad de "sentir" amor u odio, pero la vivencia cotidiana de estos estados no es más que un cliché al que adecuamos nuestra conciencia, para procurarnos una auto-excusa, y nuestra conducta, para justificarnos ante la percepción que puedan tener de nosotros los demás.

2 de diciembre de 2013

El lenguaje político

"[...] Deberíamos reconocer que el actual caos político guarda relación con la decadencia del lenguaje y que podríamos conseguir alguna mejora si empezáramos por lo verbal [...] El lenguaje político -y, con sus variantes, ello es cierto de todos los partidos políticos, desde el conservador al anarquista- está pensado para que las mentiras suenen a verdades y el crimen parezca respetable, y para conferir apariencia de solidez al aire puro."
George Orwell, Politics and the English Language, 1946