12 de diciembre de 2013

No confundir

El límite de la simpatía debería ser aquel en que puede confundirse con sumisión.
Publicar un comentario