28 de diciembre de 2013

Direccionable

El odio es un sentimiento curioso. Su plasticidad, por ejemplo, hace que podamos odiar solamente a aquellos individuos que, de alguna manera, nos merecen alguna consideración, y no podamos, en cambio, odiar a quienes despreciamos.
Publicar un comentario