10 de diciembre de 2013

Ceder a la tentación

No se entiende la belicosidad de la religión con respecto a las seducciones de la carne siendo como son mucho más peligrosas y difíciles de contener las seducciones intelectuales; a menos que se suponga que el acondicionamiento mental de la doctrina las haga inviables.
Publicar un comentario