24 de diciembre de 2013

Brevedad

Toda idea debería poder expresarse de forma sucinta, como si la concisión fuera inseparable de la brevedad; posteriormente, la demostración, que contuviera todas las explicaciones necesarias. Por desgracia, acostumbra a suceder lo contrario: supuestas ideas que requieren complicadas formulaciones no conllevan más que inútiles obviedades.
Publicar un comentario