14 de noviembre de 2013

Sin respuesta

La blasfemia no es tanto un insulto a los dioses como una súplica de explicación a un interlocutor que basa su poder en la ausencia.
Publicar un comentario