28 de noviembre de 2013

Por la causa

Una única causa plenamente defendible es uno mismo. Y, a veces, ni eso.
Publicar un comentario