20 de octubre de 2013

Re-lecturas

Existen libros cuya lectura nos provoca la alegría de las relecturas futuras; hay otros, en cambio, en los que la razón de esa alegría es que ya no tendremos que volver a leerlos nunca más.
Publicar un comentario