18 de octubre de 2013

Proyección

Es inevitable que la realidad de nuestra madurez no tenga nada que ver con las aspiraciones de nuestra juventud. Inevitable y, seguramente, muy recomendable.
Publicar un comentario