28 de agosto de 2013

Llevando el agua

Qué error, y qué malintencionado, por parte de la religión, el relegar a la grave categoría de tentación lo que no es más que un simple y humano deseo.
Publicar un comentario