4 de junio de 2013

Abuso

El desvelamiento del ridículo justifica por sí solo el abuso de la inteligencia.
Publicar un comentario