24 de mayo de 2013

Siempre más

El cuestionamiento de las verdades supuestamente establecidas nunca puede "pecar" por exceso: el deseo de aprender nunca puede ser acusado de intemperancia.
Publicar un comentario