12 de mayo de 2013

Inalterado (Monterrosiana)

Cuando el profeta despertó, el cadáver de Dios seguía allí.
Publicar un comentario