16 de abril de 2013

Imprescindibles

¿Qué sería de los ateos sin la pusilanimidad, estupidez y simpleza de los creyentes? ¡Qué decepción no hallar fácilmente la materialización de la minusvalía intelectual! ¡Seguid creyendo, necesitamos vuestra fe!
Publicar un comentario