28 de abril de 2013

De qué de qué

Lo peor no es no pensar nunca, es no pensar nunca y pensar que se piensa.
Publicar un comentario