14 de abril de 2013

Contrapesos

El objeto de una discusión nunca debería ser la victoria de la argumentación de alguno de los participantes sino el esclarecimiento de la verdad; por esa razón, en principio, y con todas las reservas imprescindibles, los argumentos y los contra-argumentos deben poseer la misma validez.
Publicar un comentario