22 de marzo de 2013

Persiguiendo fantasmas

Qué imperdonable pérdida de tiempo dedicar los mejores años de nuestra vida a la persecución de unos logros que, justo a punto de ser alcanzados, cambian súbitamente de nombre, haciendo inútiles nuestros afanes.
Publicar un comentario