16 de marzo de 2013

No se vende

No sólo por razón de coherencia, sino también, y sobretodo, de identidad, la propia integridad debería ser la última porción de nosotros mismos a la que deberíamos renunciar.
Publicar un comentario