6 de marzo de 2013

Incapacidad

De la incalculable cantidad de exigencias de que debería ser objeto un idiota, la inexcusable debería ser que reconociese la inteligencia ajena, sino fuera porque la materialización de esa idiotez lleva consigo la incapacidad para ese reconocimiento.
Publicar un comentario