4 de marzo de 2013

Cuestión de estilo

En una sociedad imposible, la mentira podría estar permitida siempre y cuando no fuera en beneficio propio y contuviera las dosis suficientes de elegancia.
Publicar un comentario