6 de enero de 2013

Temporal

La luz del amanecer contiene la promesa del instante; el crepúsculo, en cambio, parte del anuncio del no-tiempo, de la eternidad. El hombre debiera nacer con la luz del día y dejar la noche para el nacimiento de los dioses.
Publicar un comentario