20 de enero de 2013

Salvadores

¡Ay, los salvadores de la patria, cuánto serían de agradecer sus desvelos y sus sacrificios si en lugar de salvarla de la esclavitud intentaran salvarla de la estupidez!
Publicar un comentario