10 de enero de 2013

Independencia

La verdadera imagen de la desolación no es el desierto, con su impávida inmovilidad, sino la de la orilla del mar, en movimiento constante y repetitivo, orgullosamente indiferente a nuestra presencia.
Publicar un comentario