4 de enero de 2013

Elipsis



Tal vez el furor de los apóstoles partidarios de la pena de muerte no sea más que un intento de traspaso de sujeto, como si dictar la muerte de alguien fuera una manera de escapar de la propia.
Publicar un comentario