26 de diciembre de 2012

Semántica

Deberíamos evitar que la excesiva simplificación del lenguaje nos provocara confusiones de significado; como la que puede darse, por ejemplo, entre los calificativos inutilizable e inútil, ya que uno es relacional mientras que el otro afecta a su misma esencia. La ciencia es inutilizable para especular sobre la transcendencia, pero útil cuando de lo que se trata es del mundo físico; la religión, en cambio, es inútil por sí misma, fundamentalmente porque carece de objeto, lo que no implica que sea inutilizable; véase, como prueba, la historia de cualquiera de sus variantes.
Publicar un comentario