22 de diciembre de 2012

Aportaciones



La aportación de William Shakespeare al conocimiento del alma humana es infinitamente más primordial e importante que la del fraudulento Sigmund Freud y sus epígonos.
Publicar un comentario