20 de diciembre de 2012

Andar deprisa

¿Quién puede adivinar, cuando andamos deprisa, si vamos hacia lo que nos apetece o estamos escapando de lo que tememos? Sólo nuestro rostro, indisimulable, nos lo revela.
Publicar un comentario