22 de noviembre de 2012

La comprensión

La comprensión de un hecho o de un razonamiento que facilita su repetición difiere de la comprensión directa obtenida de su primera formulación. El recurso de la ciencia de repetir experimentos para comprender un mecanismo determinado no sirve cuando el objeto a comprender deba ser aprehendido por la razón: nuestro pensamiento está compuesto de estados instantáneos sucesivos, como una película que avanza fotograba a fotograba y en la que no es posible marchar hacia atrás. Cuando se nos brinda una repetición, es posible reproducir el hecho o el pensamiento con total exactitud, pero teniendo en cuenta que en el lapso de tiempo entre la ejecución y su repetición nosotros, el receptor, ya no somos el mismo.
Publicar un comentario