10 de noviembre de 2012

Coste/beneficio

Es mucho más costoso hacerse agradable que hacerse odioso debido a la cantidad de recursos en forma de mentiras que es imprescindible poner en circulación. Incluso el beneficio que puede obtenerse es cuestionable cuando acostumbra a consistir en un corifeo de adulación que no te deja en paz.
Publicar un comentario