28 de octubre de 2012

La propia imagen

Si en las iglesias y templos instalaran espejos descendería inmediatamente, en buena lógica, el número de asistentes a las celebraciones religiosas: es muy difícil de soportar el verse a uno mismo haciendo el ridículo.
Publicar un comentario