10 de octubre de 2012

Cuestión de frecuencias

Es tan sorprendente que los adeptos de las diversas religiones puedan "sentir" que Su Divinidad se dirige personalmente a ellos como que nunca se ha producido ningún intercambio: jamás un musulmán se ha sentido interpelado por el Dios cristiano, ni ningún judío por Alá. Debe ser que esas comunicaciones se efectúan a frecuencias distintas -un determinado punto del dial para cada Divinidad, en concesión-, o que entre los atributos sobrenaturales de las divinidades no se encuentre la glosolalia.
Publicar un comentario