26 de octubre de 2012

Aprendizaje

Deberíamos ser capaces, al menos una vez en la vida, de deshacer parte del camino andado y recuperar la inocencia del aprendiz, aunque sólo fuera con el único fin de buscar nuevas formulaciones para aquellos convencimientos que consideramos inamovibles.
Publicar un comentario