8 de septiembre de 2012

Puentes

Existen puentes que no son más que no-lugares, simples paréntesis de tránsito suspendidos en el aire, y en el tiempo, entre el lugar de donde venimos y el lugar hacia el que vamos; no me interesan estos puentes, simples pasos. Pero existen también algunos, como el Ponte Vecchio, sobre el Arno, o el Pont Neuf, sobre el Sena, que piden demorarse en ellos como si fueran la verdadera meta del trayecto.
Publicar un comentario