28 de septiembre de 2012

Deprivación

Asistir a un concierto y taparse los oídos hace que todo lo que ocurre en el escenario sea ridículo. Ver romper las olas sin oír el sonido es trágico.
Publicar un comentario