18 de septiembre de 2012

Con todo el corazón

No tiene ningún sentido alabar a nadie por sus sentimientos ya que acostumbran a ser una mera justificación para actos inexplicables.
Publicar un comentario